SORPRESAS Y DESCUBRIMIENTOS EN UN DÍA DE LA BIENAL DE ARTE

Eliana Flores / La Paz

Al ingresar al Museo Tambo Quirquincho,  uno observa las antiguas habitaciones que en otros tiempos eran dormitorios, cocinas y almacenes,  y ahora  albergan  diferentes obras de artistas  de España, Chile y Suecia en la muestra  Lo que no vemos. Así comenzó un paseo por las principales exposiciones de la Bienal de Arte SIART 2016, que termina el 11 de noviembre. El recorrido se realizó el viernes 21 de octubre.   
 
Luego, a unos paseos, se encuentra  la  muestra Arte Trans Peruano, de los peruanos Coco Cielo, Pedro Palanca, Javi Vargas, Javier Templen, Misia, Bondage y Carlita Uchu, encabezados por  Giuseppe Campuzano.
 
 En el espacio se observan   los  grabados que retratan al personaje histórico incaico Tupac Amaru maquillado como Marilyn Monroe, la actriz Farrah Fawcett o la famosa cantante peruana Dina Paucar. Sin duda, estas obras representan   una forma artística de poner en vilo la identidad sexual de muchos travestis.   
 
De bajada  por la calle Evaristo Valle, la artista Alexandra Bravo ha sido una de las protagonistas de la Bienal de Arte. La creadora dictó  un taller de Arte Plumario que  duró tres días (18, 19 y 20 de noviembre), en predios de la iglesia de San Francisco. Ese mismo día presentaba los trabajos realizados por los asistentes del curso, entre ellos algunos extranjeros  y estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA).
 
"He trabajado con alumnos y entre las personas privadas  una alemana, también con la U.E. Fernando Bravo de El Alto, donde yo trabajo ad honorem porque la institución lleva el nombre de mi padre”, contó Bravo. 
 
La siguiente parada fue la Casa de la Cultura, que tenía en sus interiores las exposiciones de un concurso internacional. Las muestras denominadas Cuerpo, Comunidad y Memoria estaban separadas en los tres pisos que conformaban el predio.
 
  Las instalaciones hacían  referencias a diferentes puntos de vista de la cotidianidad boliviana.
 
Una de   las propuestas tenía  una visión más cómica. Otros de los trabajos eran  más  abstractos o simplemente un retrato crudo de la simpleza, como es el caso de Blond is Beautiful?, de Sol Mateo, una fotografía con un indígena rubio usando audioparlantes como protagonista.
 
El siguiente punto del recorrido fue el  Museo Nacional de Arte, donde se presenta la exposición  denominada Ver con los oídos, a cargo de un colectivo de artistas bolivianos. La muestra reúne fotografías,   esculturas e instalaciones.
 
En una de las muestras se observaba  una frazada manchada con sangre, de la artista Teresa Margolles. "Frazada que envolvió un cadáver de una persona asesinada en La Paz - Bolivia”, rezaba el texto descriptivo que lo acompañaba. 
 
La Alianza Francesa también forma parte del recorrido que está dentro de la zona central, y es que las distancias entre un museo y  otro no son tan alejadas. En las salas de la Galerie se presenta la muestra Cuerpos Alterados.
 
Esta exposición es una obra colectiva de los artistas Serena Liliana Vargas Camacho, Eloísa Larrea Montaño y Nancy Cronen, resultado de un proyecto de colaboración entre los países de Francia, Alemania y Bolivia. 
 
La primera sala era un pasillo con gradas que albergaba una cantidad de pequeñas fotos  colgadas en la pared, estas recopilaban los 10 días de residencia de los que fueron participantes los tres artistas bolivianos. 
 
Esta residencia estaba a cargo de los curadores Jean-Francois Rettig de Rencontres Internationales (París/Berlín) y Joaquín Sánchez de la Fundación Cinenómada para las Artes.
 
El ingreso a la segunda sala estaba cubierto con un velo negro. Antes de ingresar al lugar  se escuchaba el ruido de un chorro de agua cayendo al suelo, al pasar el umbral se veía un performance en video que era completamente realista, pues la fémina del audiovisual hacía girar una manivela atada a un gancho que sostenía una cuerda que giraba sin cesar. Era la obra Sumergida, de Nancy Cronen.
 
Se observaba también   las fotografías de distintas personas, divididas en tres partes: cabezas, torsos y piernas. Fotos de partes de cuerpos de diferentes personas de la cotidianidad, mujeres, hombres, todos mezclados entre sí. Así estaba compuesta la obra Abigarrado de la artista Eloísa Larrea Montaño.
 
 

Un conversatorio en  la Cinemateca Boliviana casi a las 18:00  fue el perfecto refugio para un día lluvioso y la mejor manera de finalizar el día de recorrido.  La directora francesa Claire Denis junto al  cineasta Marcos Loayza dieron la bienvenida a los asistentes. Denis habló y compartió respecto a algunos de sus trabajos, como Chocolat, Materia Blanca y Beau Travail, además se exhibió Los Bastardos.  Así terminó una jornada de descubrimientos y sorpresas. 

comentarios